Perú se convierte en el cuarto país de América del Sur en aprobar la ratificación del Protocolo de la OIT sobre trabajo forzoso

Con 99 votos a favor, el Congreso del Perú aprobó ayer la ratificación del Protocolo de OIT relativo al Convenio sobre Trabajo Forzoso, convirtiéndose así en el cuarto país de América del Sur en hacerlo.

Noticia | 19 de marzo de 2021

Lima - Perú aprobó ayer la ratificación del Protocolo de 2014 relativo al Convenio núm. 29 sobre el trabajo forzoso de la OIT, con lo cual asume el compromiso de adoptar medidas eficaces para prevenir y eliminar dicha problemática, que apuntan a brindar a las víctimas protección y acceso a acciones jurídicas y de reparación apropiadas, y la aplicación efectiva de sanciones a los autores del delito de trabajo forzoso.

"El Protocolo sobre el trabajo forzoso de la OIT no pondrá fin a las formas contemporáneas de esclavitud por sí solo. Sin embargo, su aprobación es un paso decisivo en ese objetivo" dijo al respecto Philippe Vanhuynegem, director de la Oficina de la OIT para los Países Andinos. "El Perú ha demostrado, una vez más, su compromiso con la justicia social y la promoción del trabajo decente", agregó.

Por su parte, la presidenta del Congreso, Mirtha Vásquez, manifestó que "la ratificación del Protocolo de 2014 relativo al Convenio núm. 29 de la OIT sobre el trabajo forzoso, pendiente de aprobación desde el 2018, es un avance que tenemos como país en la lucha contra este flagelo".

Con el voto de aprobación del Congreso, Perú se convierte en el cuarto país de América del Sur en ratificar o iniciar el proceso de ratificación de este Protocolo, detrás de Argentina, Chile y Surinam.

La aprobación del Protocolo de la OIT sobre Trabajo Forzoso no sólo representa el compromiso del Estado de erradicar las formas contemporáneas de esclavitud en concordancia con normas internacionales y con la Constitución Política de Perú, sino que marca un hito en el objetivo de acelerar la política e intervenciones que garanticen el respeto de los derechos a la libertad de trabajo y la dignidad de todas y todos los peruanos.

Asimismo, la aprobación del Protocolo representa un avance en los compromisos asumidos por Perú como país pionero de la Alianza 8.7, iniciativa global de la OIT que busca acelerar las políticas para erradicar el trabajo forzoso y otras formas contemporáneas de esclavitud, en cumplimiento de la meta 8.7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

De acuerdo a las últimas estimaciones de la OIT, en el mundo existen cerca de 25 millones de personas víctimas de trabajo forzoso. En Perú se ha identificado en mayor medida en la minería ilegal, tala de madera ilegal y en el trabajo doméstico, sin que estos sean los únicos sectores.