1/7
Perspectivas sociales y del empleo en el mundo 2021: El papel de las plataformas de trabajo digitales en la trasformación del mundo del trabajo

¿Las plataformas digitales de trabajo pueden crear una competición leal y empleos decentes?

Las plataformas digitales de trabajo se han convertido en un elemento importante de la vida contemporánea, nos permiten organizar un traslado en auto, pedir comida y acceder a una infinidad de otros servicios en línea. Lo logran, al poner en contacto a clientes o consumidores con trabajadores que realizan estas tareas o trabajos a demanda en las plataformas (gigs). En los últimos diez años, el número de trabajadores autónomos en la economía de las plataformas digitales de trabajo ha aumentado en todo el mundo, con un rápido crecimiento de plataformas de trabajo digitales como Uber, Gojek, Deliveroo, Rappi, Upwork y Topcoder.

Las plataformas digitales de trabajo crean oportunidades sin precedentes de trabajo para los trabajadores, las empresas y las sociedades en general, al estimular la innovación a gran escala en todo el mundo. Sin embargo, al mismo tiempo, representan una amenaza grave para el trabajo decente y la competición leal.

Explore esta InfoStory para descubrir el impacto que tienen las plataformas digitales de trabajo sobre los trabajadores y las empresas en el mundo y por qué es urgente de regular la economía de las plataformas.

Historias de trabajadores de plataformas

Escuche a Sergio y Mercy compartiendo su experiencia y describiendo sus retos

Las plataformas digitales de trabajo: Una nueva forma de trabajo y de empresas

Durante los últimos años, las tecnologías digitales han transformado radicalmente diversos sectores de la economía, sacudiendo los fundamentos tradicionales de los mercados laborales.

Internet y la revolución de las tecnologías de la información y de la comunicación han puesto en marcha una oleada de procesos y productos nuevos, estimulando la competencia y el crecimiento de la productividad. Esto ha dado lugar al auge de las plataformas digitales de trabajo, una nueva manera de organizar el trabajo y las empresas.  

A partir de 2010, el número de plataformas digitales que facilitan el trabajo en línea o que contratan directamente a trabajadores para ofrecer servicios de taxi o de entrega se ha quintuplicado a nivel mundial.

¿Qué hace a las plataformas digitales de trabajo tan diferentes?

Las plataformas son ágiles y organizan el trabajo de una manera radicalmente diferente a las empresas tradicionales. Ponen en contacto las empresas y los clientes con los trabajadores y transforman los procesos de trabajo con importantes repercusiones sobre el futuro del trabajo.

¿Cuáles son las características distintivas del modelo comercial de las plataformas?

El efecto de red

El éxito de las plataformas reside en el efecto de red: atraer a un número suficiente de usuarios de ambos lados (clientes y trabajadores) a fin de facilitar las actividades y favorecer el crecimiento.

Los datos rigen

La creación de un valor a través de la recolección y monetización de los datos, probablemente constituye el mayor cambio producido por las plataformas comerciales. Las plataformas analizan datos continuamente, transformando la actividad económica a niveles que superan la capacidad de las empresas tradicionales.

Gestión de los algoritmos

Las plataformas utilizan algoritmos para poner en contacto los trabajadores con los clientes y los usuarios. La evaluación, las opiniones de los clientes o de los usuarios, los niveles de competencias de los trabajadores, la cancelación o aceptación de un trabajo, son algunos de los principales elementos de esta combinación de algoritmos. Además, los algoritmos rastrean y evalúan a los trabajadores y, en consecuencia, organizan sus procesos de trabajo. 

Activos livianos

Las plataformas tienden a invertir poco en activos fijos, fábricas, almacenes o empleados. En cambio, invierten en la infraestructura en nube y dependen de las competencias, ideas y activos físicos de sus usuarios (clientes y trabajadores). Esto les permite una rápida expansión a bajo costo.

Financiación de capital riesgo

Las plataformas se financian en gran medida con fondos de capital riesgo. Por ejemplo, las plataformas de taxi utilizan capital de riesgo para ofrecer subsidios y bonos generosos para atraer a los usuarios cuando entran en nuevos mercados. Esto les permite expandirse rápidamente, pero una vez que tienen un número suficiente de usuarios, reducen los subsidios e incluso pueden aumentar las comisiones a cargo de los conductores.

Los fondos de capital riesgo además permiten que las plataformas operen con pérdidas durante períodos muy largos. Uber, desde 2009, ha recaudado 25.200 millones de dólares en 28 rondas de financiación de capital riesgo y expandió sus servicios en 69 países, pero sin registrar aún ninguna ganancia.

 

Estrategia de tarifas

Las plataformas utilizan diferentes mecanismos de fijación de precios (como múltiples tipos de tarifas o planes de subscripción) para atraer clientes, que a su vez atraen a más usuarios y producen efectos de red y crean valor. Otros mecanismos como bonos, precios dinámicos, incentivos y beneficios opcionales (incluida la visibilidad del perfil y acceso prioritario a proyectos) también son centrales para el modelo de negocio de las plataformas.

Las tasas impuestas a los trabajadores también contribuyen de manera significativa a los ingresos de las plataformas. En 2019, Upwork obtuvo una cifra sorprendente de beneficios: 300 millones de dólares, de los cuales una parte considerable, 62%, provenía de varias comisiones cobradas a los trabajadores, frente a sólo 32% de las tarifas cobradas a los clientes.

Sin embargo, esta práctica de cobrar comisiones a los trabajadores puede ser contraria a las normas internacionales del trabajo, las cuales prohíben a las agencias, los empleadores y los intermediarios de cobrar dichas comisiones.

Normas de gobernanza de la plataforma

Los trabajadores, los clientes y las empresas deben aceptar las condiciones de servicio para poder acceder a la plataforma. Por lo general, estas condiciones las establece la plataforma de manera unilateral, y abarcan aspectos como cláusulas de exclusividad, aceptación/rechazo de un trabajo, cancelación de cuentas, resolución de controversias y uso de los datos. Este permite a las plataformas ejercer un control considerable sobre la autonomía de los trabajadores, así como definir la posibilidad de los clientes y de las empresas de relacionarse con los trabajadores.

1/4

¿Qué significa esto para las empresas tradicionales?

El auge de las plataformas digitales de trabajo ha creado tanto oportunidades como desafíos para las empresas tradicionales. La OIT entrevistó a alrededor de 85 empresas de diversos sectores, que ayudan a comprender mejor cómo estas plataformas están cambiando y también poniendo en peligro las empresas tradicionales.

Oportunidades

Las plataformas ofrecen a las empresas tradicionales nuevas maneras para subcontratar una diversidad de tareas, servicios y actividades de venta al detal, lo cual permite mejorar su desempeño. Las empresas utilizan las plataformas en línea para alcanzar tres grandes objetivos: la contratación, la reducción de costos y la mejora de la eficiencia, y el acceso al conocimiento para innovar.

Las plataformas también ayudan a las nuevas empresas a crecer, y permiten que algunas empresas reorienten sus actividades y amplíen sus mercados.

Desafíos

Las plataformas también representan una gran amenaza para las empresas tradicionales. Numerosas estrategias de las plataformas hacen que sea muy difícil para las otras empresas – en particular pequeñas y medianas empresas (PYME) – competir. Estas estrategias incluyen el uso de datos y algoritmos para establecer precios, predecir la oferta y la demanda, las preferencias del consumidor destinatario y ofrecer servicios gratuitos o a un bajo precio.

Las ventajas que tienen las plataformas pueden dar lugar a una competencia desleal, un problema agravado por la falta de marcos regulatorios apropiados. Es necesaria la regulación a fin de garantizar condiciones de competencia equitativas, donde las mismas normas se apliquen tanto a las empresas tradicionales como a las plataformas digitales, en particular en lo que se refiere a la seguridad social, las condiciones de trabajo y la solución de controversias.

1/4

Una fuerza de trabajo digitalizada: ¿Quiénes son los trabajadores a pedido (“gig workers”)?

Las plataformas contratan a dos tipos de trabajadores: la plantilla estable, empleados directamente por la plataforma sobre una base contractual, y trabajadores cuyo trabajo es mediado a través de estas plataformas y es realizado “a demanda”.

En base a encuestas realizadas a 12.000 personas, la OIT compuso el primer gran cuadro exhaustivo de los trabajadores de las plataformas digitales de trabajo en múltiples sectores y países.

Nuestra investigación muestra que, por lo general, estos trabajadores son menores de 35 años, de sexo masculino y viven en áreas urbanas o suburbanas. Más de 60% de los encuestados que trabajan en las plataformas digitales tienen un nivel educativo elevado. Contrariamente a la idea común, más de 20% de los conductores de taxi y de los repartidores que ejercen su actividad a través de las aplicaciones móviles también tienen una buena instrucción. Esto puede reflejar contextos de empleo difíciles, como la falta de oportunidades de empleo que correspondan a los niveles de competencias de los trabajadores en los mercados de trabajo locales.

¿El trabajo en las plataformas es la principal fuente de ingresos?

El trabajo en las plataformas es la principal fuente de ingresos para la mayoría de los trabajadores que ofrecen servicios de taxis (84%) y de entrega (90%) a través de aplicaciones móviles, y para alrededor de una tercera parte de los otros trabajadores de las plataformas digitales.

¿Hay suficiente trabajo para todos?

La mayoría de los trabajadores de las plataformas digitales (86%) y de las plataformas de geolocalización declararon que desearían trabajar más. Sin embargo, no logran conseguir otras micro-tareas a causa del exceso de la oferta de mano de obra y la escases de estas tareas. Además, numerosos trabajadores, en especial aquellos de los países en desarrollo, no tienen acceso a trabajos y empleos bien remunerados a causa de las restricciones impuestas por la plataforma o el cliente. Esto tiene graves repercusiones negativas sobre la autonomía, el acceso al trabajo y la retribución de los trabajadores.

Los trabajadores de las plataformas: ¿Liberados y empoderados, o limitados por las circunstancias?

Los horarios de trabajo flexibles, la libertad para escoger las tareas y de realizar un trabajo en cualquier momento y lugar, hacen que las plataformas digitales sean atractivas para los trabajadores en múltiples sectores y países. Los trabajadores se incorporan a las plataformas también para percibir un ingreso adicional o a causa de la falta de otras oportunidades de empleo. 

Sin embargo, el trabajo en las plataformas platea desafíos debido a las condiciones de trabajo. Sobre todo porque, con frecuencia, los trabajadores perciben bajos ingresos y tienen que hacer frente a la volatilidad de los ingresos, la cancelación injusta de las cuentas de los trabajadores, al acceso limitado a la protección social y laboral y los obstáculos para conectarse con múltiples plataformas (multi-homing), lo cual impide a los trabajadores participar en más de una plataforma.

En realidad, la gestión de los algoritmos de las plataformas configura los procesos de trabajo y su desempeño, lo cual limita considerablemente la autonomía de los trabajadores. Para poder ganarse la vida decentemente en estas condiciones, los trabajadores terminan trabajando largas jornadas, lo cual tiene un impacto sobre el equilibrio entre la vida personal y profesional y puede causar estrés.  

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto los riesgos a los que enfrentan los trabajadores de

Queda claro que una cobertura de protección social débil ha puesto en peligro la vida de los trabajadores de las plataformas durante la pandemia de COVID-19. Muchos trabajadores, completamente dependientes de los ingresos provenientes del trabajo basado en tareas, no pueden permitirse ponerse en cuarentena voluntaria sin licencia retribuida por enfermedad y prestaciones por enfermedad. Siete de cada diez trabajadores no reciben compensación o no pueden tomar una licencia retribuida por enfermedad si resultan positivos a la prueba del virus, lo cual representa un riesgo para sí mismos y para los demás.

De los 348 conductores de taxi y repartidores, tradicionales o a través de aplicaciones móviles, que entrevistamos en agosto 2020 en Chile, India, Kenia y México, 32% siguieron trabajando durante la crisis por necesidad económica, a pesar de las serias preocupaciones de contraer la COVID-19 en su trabajo.

La crisis ha reducido drásticamente los ingresos de 9 de cada 10 conductores de taxi y de 7 de cada 10 repartidores en los países encuestados, agravando la ya terrible situación de los trabajadores de las plataformas en este período de pandemia.

El rompecabezas normativo

Las plataformas definen las condiciones de servicio de manera unilateral. Estos contratos pocas veces están sometidos a las restricciones impuestas por la legislación relativa a la protección laboral y pueden pasar por alto completamente los procesos de diálogo social, ellas determinan todas las condiciones de trabajo de los trabajadores, incluida la remuneración, el horario de trabajo, el acceso al trabajo y la resolución de controversias.

Según los Convenios y Resoluciones de la OIT, todos los trabajadores tienen derechos laborales universales. ¿Pero pueden ser garantizados estos derechos para los trabajadores de las plataformas digitales?

Las plataformas niegan categóricamente que tienen una relación de empleo con los trabajadores. Para los trabajadores, la situación del empleo es una vía de acceso a un conjunto de derechos y protecciones. Para muchas plataformas, es el comienzo del final de su modelo de empresa.

La regulación de las plataformas digitales de trabajo es un desafío complejo, ya que atañe tanto la ley del trabajo como otros ámbitos jurídicos relevantes para garantizar el trabajo decente. Estos desafíos incluyen aplicar a los trabajadores de las plataformas los derechos laborales universales conquistados con tanto esfuerzo, como la protección social y la negociación colectiva, así como garantizar una competencia leal, el uso correcto de los datos, la mejora de la protección de los datos y la rendición de cuentas de los algoritmos, y la reforma de los sistemas fiscales

Aprovechar las oportunidades

Soluciones concretas y nuevas formas de regulación están de hecho surgiendo en todo el mundo. Se trate de un acuerdo de negociación colectiva entre un sindicato y una plataforma de limpieza que permite que algunos trabajadores sean reconocidos como empleados en Dinamarca, o planes conjuntos de ahorro para la jubilación en Perú, o del “derecho a desconectarse” y de obtener un “precio decente” por el trabajo a demanda en Francia. Sin embargo, estos ejemplos positivos son extraordinarios y no la norma.

Dado que las plataformas operan a través de múltiples jurisdicciones, el diálogo y la coordinación política a nivel internacional son esenciales. Ejemplos históricos, como el Convenio sobre el trabajo marítimo de la OIT, el cual regula un sector donde múltiples partes operan en diferentes jurisdicciones, puede contribuir a trazar el camino a seguir.

El diálogo social entre las plataformas, los gobiernos, los trabajadores de las plataformas y sus representantes es igualmente fundamental para dar una respuesta inclusiva que garantice que la economía digital se convierta en el poderoso motor de una competencia leal y trabajo decente para todos.

Esta web utiliza cookies. Haga clic aquí para obtener más información. Al continuar navegando, el usuario acepta el uso de las cookies.