Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Seguridad y salud en el trabajo

La OIT acoge con satisfacción las nuevas medidas mundiales relativas a los productos químicos peligrosos en el lugar de trabajo

En virtud de un nuevo Marco Mundial, se eliminarán progresivamente algunas de las sustancias químicas más nocivas utilizadas en el entorno laboral.

Noticia | 5 de octubre de 2023
© Sunan Wongsa-nga
GINEBRA (OIT Noticias) – La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha acogido con satisfacción la adopción de un nuevo Marco Mundial, creado para reducir los riesgos para el medio ambiente y la salud derivados de los productos químicos y los residuos.

El Marco Mundial sobre Productos Químicos, que cuenta con el respaldo de una Declaración de Alto Nivel, establece objetivos y directrices concretos a lo largo del ciclo de vida de los productos químicos, incluida la eliminación progresiva de algunos de los más nocivos.

El texto del Marco destaca la Transición Justa como "principio y enfoque" del acuerdo. "Una transición justa hacia una economía ambientalmente sostenible, con una gestión racional de los productos químicos y los residuos, contribuye a los objetivos de trabajo decente para todos, inclusión social, protección de los derechos humanos y erradicación de la pobreza", afirma.

"Se trata de un importante paso adelante. El uso generalizado de productos químicos peligrosos repercute en la seguridad y la salud de los trabajadores, el público y el medio ambiente, y amenaza los objetivos más amplios del trabajo decente y la justicia social para todos", declaró el Director General de la OIT, Gilbert F. Houngbo. "Dando prioridad a la gestión racional de los productos químicos y los residuos, en el contexto de una transición justa, podemos proteger a los trabajadores, hacer más verde nuestra economía, y apoyar al mismo tiempo las oportunidades de trabajo decente."

Cada año, las sustancias peligrosas matan a alrededor de 1,1 millones de trabajadores en todo el mundo, lo que equivale aproximadamente a 2.900 al día, mientras que la exposición a sustancias químicas tóxicas es responsable de más de decenas de millones de jornadas laborales perdidas por discapacidad, mala salud o muerte prematura. El impacto económico se estima en el 2,1% del PIB mundial anual. Se espera que el alcance y el coste del impacto aumenten, dado el creciente uso de sustancias químicas y el aumento de la esperanza de vida.

Además de codificar la buena gestión de los productos químicos y los residuos, los 28 objetivos del Marco pretenden reforzar las conexiones con otras agendas mundiales de desarrollo, como el cambio climático, la biodiversidad, los derechos humanos y la seguridad y salud en el trabajo. "Un entorno de trabajo seguro y saludable es un principio y un derecho fundamental en el trabajo; por lo tanto, todos los trabajadores deben estar protegidos", afirma. "Las medidas y políticas en el lugar de trabajo, incluida la ratificación y aplicación de las normas internacionales del trabajo pertinentes, deben integrarse en los esfuerzos de gestión de productos químicos y residuos".

El Marco se adoptó en la quinta Conferencia Internacional sobre Gestión de Productos Químicos (ICCM5), organizada por la ONU y celebrada en Bonn (Alemania).