Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

REUNION DE LA OIT CRITICA EL SURGIMIENTO DE FORMAS DE EXPLOTACION EN SECTOR DEL CALZADO, LOS TEXTILES Y EL VESTUARIO, Y ADOPTA RESOLUCION SOBRE TRABAJO INFANTIL

GINEBRA (Noticias de la OIT) - Los delegados asistentes a una reunión tripartita convocada para examinar los efectos de la mundialización en las industrias de los textiles, el vestido y el calzado (empresas TVC), declararon que el surgimiento de formas de explotación en el sector, así como de problemas relacionados con las enfermedades profesionales en algunos países, "es motivo de preocupación", y advirtieron que la mundialización en el sector tal vez no sea viable si dicho proceso no va aparejado con la justicia social.

Comunicado de prensa | 1 de noviembre de 1996

GINEBRA (Noticias de la OIT) - Los delegados asistentes a una reunión tripartita convocada para examinar los efectos de la mundialización en las industrias de los textiles, el vestido y el calzado (empresas TVC), declararon que el surgimiento de formas de explotación en el sector, así como de problemas relacionados con las enfermedades profesionales en algunos países, "es motivo de preocupación", y advirtieron que la mundialización en el sector tal vez no sea viable si dicho proceso no va aparejado con la justicia social.

Asimismo, dijeron que habría que "reforzar la lucha contra el trabajo clandestino" en el sector de las empresas TVC, e hicieron notar que una coordinación tripartita eficaz, tanto nacional como internacional, de "la lucha contra la explotación podría reducir la presión sobre los salarios y las condiciones generales de trabajo que resultan de la competencia desleal de las empresas que no cumplen sus obligaciones fiscales y legales, explotan a los trabajadores y perturban el buen funcionamiento del mercado".

Los delegados, que representaban a los empleadores, los trabajadores y los gobiernos de màs de 30 países, llegaron a la conclusión de que la radical transformación experimentada por el sector durante los ùltimos 20 años "ha dado lugar a una nueva distribución de la producción y el empleo en todo el mundo, con pérdidas de puestos de trabajo y con la creación de empleos en cierta medida inseguros, tanto en los países desarrollados como en los que estàn en vías de desarrollo". No obstante, pusieron de manifiesto que, en general, los efectos de dicha transformación sobre el nivel mundial del empleo han sido positivos.

En las conclusiones de la Reunión se indica también que, en un medio caracterizado "por una demanda relativamente estancada y una fuerte competencia entre productores, minoristas y países", las empresas del sector TVC tienen que "adaptarse para sobrevivir". Ello supone introducir una indispensable "mayor flexibilidad" en el funcionamiento de estas empresas.

Los participantes en la Reunión insistieron en que el "crecimiento económico sostenible y la competitividad a largo plazo de las empresas TVC" debían ir a la par con el progreso social, y que era necesario contar con relaciones de trabajo apropiadas y sistemas de consulta bipartitos y tripartitos de probada eficacia.

En lo que atañe a las zonas francas de exportación (ZFE), los delegados concluyeron que había que prestar una atención especial al establecimiento de vínculos de interacción entre dichas zonas de producción y el resto de la economía nacional, así como al respeto en éstas de los derechos humanos bàsicos en el trabajo, a fin de evitar que la actividad de las ZFE dé origen a un modelo de crecimiento basado en "enclaves" económicos. También hicieron hincapié en que "la legislación nacional del trabajo debería regir en las ZFE", y que en tales zonas deberían "aplicarse [...] las normas del trabajo fundamentales de la OIT". Dijeron ademàs que "en las ZFE ya establecidas se deberían crear comités consultivos tripartitos en materia de relaciones laborales".

En otra de sus conclusiones, los delegados señalaron que "las organizaciones de empleadores y de trabajadores deberían cooperar para reducir los costos no laborales", procurando evitar que las medidas que se tomen con tal fin tengan efectos negativos en el nivel de los salarios y las prestaciones sociales. Al respecto, citaron como ejemplo la puesta en pràctica de "programas de gestión moderna de la seguridad y la salud", que "podrían limitar los casos de enfermedades profesionales y accidentes del trabajo, con la consiguiente reducción de estos costos".

Ademàs, los delegados llegaron a la conclusión de que una "condición previa" para lograr el "respeto efectivo de los derechos humanos fundamentales y del trabajador", así como para "mantener y mejorar las condiciones de trabajo", consiste en asegurar que, en todos los países, se hagan cumplir todas las leyes laborales que rigen para las empresas, y que en ellos exista y se aplique la legislación apropiada en materia de enseíanza obligatoria.

Por otra parte, los delegados aprobaron una resolución en la que piden que los Estados Miembros de la OIT "con caràcter prioritario, ratifiquen y apliquen plenamente la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, el Convenio de la OIT sobre la edad mínima, 1973 (nùm. 138), el Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 (nùm. 29) y el Convenio sobre la abolición del trabajo forzoso, 1957 (nùm. 105)".

También piden a los Estados Miembros que "hagan un llamamiento a todos los empleadores, las organizaciones de empleadores, los mercaderes y los comerciantes al por menor de productos de la industria del calzado, los textiles y el vestido para que [...] sigan políticas y adopten directrices voluntarias para eliminar la utilización, directa o indirecta, de trabajo infantil en las manufacturas, la comercialización o la venta al por menor de sus productos".

En otra resolución, los delegados invitaron a la OIT a que "se asegure de que las industrias del calzado, los textiles y el vestido sigan recibiendo la debida atención y los recursos necesarios para mejorar los niveles de cooperación técnica e investigación".

La Reunión, organizada por el Departamento de Actividades Sectoriales de la OIT, tuvo lugar en Ginebra, del 28 de octubre al 1 de noviembre. La OIT fue fundada en 1919 para promover la justicia social en el lugar de trabajo, y la integran hoy ciento setenta y cuatro (174) Estados Miembros.