Horario de Trabajo Decente y Cuentas de Horas Acumuladas

Los horarios de trabajo son cada vez menos predecibles en el mundo industrializado. Esta situación genera tensiones entre empleadores y trabajadores, pues éstos encaran dificultades crecientes para conciliar su vida profesional y su vida personal. Ésta es la conclusión de un nuevo estudio publicado en Ginebra en junio pasado, en el marco de la Conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Fecha de la publicación: 28 de julio de 2006 | Tamaño o duración: 00:02:07 (3.5MB)
Si el video no aparece, instale gratuitamente RealPlayer™

Transcripción:


En las economías modernas, activas las 24 horas del día y los siete días de la semana, el tiempo se ha vuelto algo escaso. En Nueva York, Ginebra y otras ciudades, los trabajadores tienen cada vez más dificultades para adaptar sus horarios de trabajo a las necesidades de su vida familiar y personal.

Empleado bancario irlandés (en inglés)

Podemos trabajar todo el tiempo que queramos, ya que tenemos acceso a nuestros archivos las 24 horas del día.

Una delegada belga a la Conferencia Internacional del Trabajo (en francés)

Para quien sale de su casa a las siete de la mañana y no regresa hasta las siete y media de la noche, y además tiene familia, la vida es realmente dura.

Un funcionario de Naciones Unidas basado en Congo (en francés)

Los profesionales de alto nivel no tienen horario fijo. Si hay trabajo que hacer, uno lo hace.

Una mujer suiza empleada en el departamento de comunicación de un banco (en inglés)

En mi puesto anterior, tenía un contrato a tiempo parcial, pero no trabajaba el 80 por ciento, sino el 120 por ciento de una jornada normal. Trabajaba hasta tarde en la noche y los fines de semana. Me las arreglaba, pero decidí cambiar, pues no quería seguir viviendo así teniendo familia.

Según un nuevo estudio de la OIT titulado “Horario de trabajo decente”, la tensión es cada vez mayor entre los imperativos operacionales de las empresas y las necesidades y preferencias de los trabajadores en cuanto a sus horarios de trabajo.

Ciertas empresas decidieron proponer a su personal nuevas formas de organización del tiempo de trabajo. En las plantas alemanas de Airbus, por ejemplo, los empleados disponen de un sistema de “cuentas de horas acumuladas” que les ofrece mayor flexibilidad para organizar sus jornadas laborales.

Este sistema funciona según el código de las luces de tránsito. En la zona verde, el empleado trabaja según el horario legal de 35 horas semanales. Si realiza más de ocho horas extras, pasa a la zona amarilla y se alerta a su supervisor. Cuando un empleado efectúa más de ochenta horas extras, alcanza la zona roja y, en este caso, debe reunirse con su supervisor y planear unas vacaciones.

Jon Messenger, coautor del estudio “Horario de trabajo decente” y funcionario principal encargado de estudios para el Programa de la OIT sobre las condiciones de trabajo y empleo

Un horario de trabajo decente debe respetar la salud y seguridad del trabajador, ser compatible con su vida familiar y favorecer su calidad de vida. Desde luego, también debe responder a las necesidades de las empresas en materia de productividad y competitividad. Con un horario de trabajo decente, el trabajador debe poder organizar sus jornadas laborales según sus necesidades y preferencias.

En las plantas alemanas de Airbus, el sistema de “cuentas de horas acumuladas” resultó rentable. Desde que los empleados tienen mayor flexibilidad para organizar sus jornadas laborales, la productividad ha ido aumentando.