Una Boxeadora Francesa

La campeona mundial de peso welter ligero, Myriam Lamare, afirma con pasión que las mujeres tienen un lugar en el boxeo y varios cinturones de campeonatos lo confirman. Como boxeadora profesional, ha superado las barreras relacionadas con el género, lo que le ha valido su título, pero en una profesión dominada aún por los hombres, está lejos todavía de la chica de un millón de dólares. La televisión de la OIT explica.

Fecha de la publicación: 5 de marzo de 2006 | Tamaño o duración: 00:02:17 (3.7MB)
Si el video no aparece, instale gratuitamente RealPlayer™

Transcripción:

El boxeo se considera como uno de los últimos bastiones masculinos del deporte, pero no por mucho tiempo. Ella es Myrian Lamare, dos veces campeona del mundo de peso welter ligero.

Myriam Lamare, campeona mundial de boxeo de la categoría peso welter ligero

Sí es cierto, me gusta boxear. A algunas mujeres les gustaría ser astronautas, a otras les interesa el buceo en las profundidades marinas o practicar el tiro con pistola y ¿por qué no? ¿Por qué una mujer no podría expresarse en un ring de boxeo?

De vuelta a su ciudad natal, Marsella, Francia, Lamare se entrena todos los días. Sus primeros pasos en el pugilismo los hizo a los 18 años después de que un entrenador estadounidense le sugiriera que probara en su club. Al cabo de dos semanas fue tomada. De campeona mundial amateur de boxeo y savate pasó a profesional en 2000. Lamare ha ganado ya dos cinturones de campeonatos mundiales y aspira a obtener los cuatro.

Louis Lavaly, entrenador de Myriam Lamare

Al principio la miramos y nos preguntamos qué es lo que quiere probar al tratar de ser boxeadora. Pero poco a poco se fue ganando el respeto de todos y hoy inspira un inmenso respeto y es la jefa de este lugar.

Nicolas Ribet, boxeador amateur

Para mí Myriam Lamare es una figura emblemática en nuestro deporte. Ha revolucionado el mundo del boxeo y ha logrado demostrar que las mujeres son capaces de hacerlo.

Si bien Lamare ha conseguido ganar a los boxeadores de su club, es necesario convencer aún al resto del mundo.

El boxeo profesional femenino cobró impulso en los años setenta. Hoy hay más de 700 boxeadoras en el mundo, pero ganan entre cinco a siete veces menos que sus homólogos masculinos.

Lamare completa sus ingresos como boxeadora con un empleo en la alcaldía de Marsella, en la que se ocupa de organizar eventos deportivos y promover el deporte entre los jóvenes.

Myriam Lamare

Da a confianza a las muchachas, porque al verme se dicen que hoy las mujeres pueden asumir el boxeo tanto como los hombres. Y efectivamente eso está haciendo que el deporte sea más democrático en opinión del público.

El boxeo puede que no sea una carrera para todo el mundo, pero a Myriam le queda estupendamente y aspira a llegar muy lejos.