Perú: Ayacucho

En Perú, un grupo de mujeres utiliza sus conocimientos ancestrales para renovar un clásico de la moda: las zapatillas altas Converse. Al hacer esto, no sólo redinamizan la famosa marca de zapatillas deportivas, sino que aumentan sus ingresos y crean nuevos empleos duraderos en su región. He aquí un reportaje de la Televisión de la OIT sobre este tema.

Fecha de la publicación: 10 de octubre de 2006 | Tamaño o duración: 00:02:02 (3.4 MB)
Si el video no aparece, instale gratuitamente RealPlayer™

En el corazón de los Andes peruanos, un camión avanza llevando consigo un improbable cargamento. Transporta un lote de zapatillas Converse, que cruzó el océano desde Vietnam, para entregarlo a un grupo de mujeres en la remota aldea de Huanta.

Estas mujeres de origen quechua constituyen uno de los eslabones esenciales de una cadena productiva mundial. Bordan las zapatillas con diseños inspirados en su cultura ancestral, un trabajo que les significa una importante fuente de ingresos.

Rosa Curi, bordadora artesanal

Para nosotras es muy gustoso para tener mercados y a nosotras nos gusta trabajar y las mamás no podemos estar tranquilas sin trabajar.

Durante los años ochenta, esta región de Ayacucho fue teatro de violentos conflictos civiles que causaron decenas de miles de muertos y devastaron la economía local. Casi todas las bordadoras cargan en su memoria un recuerdo trágico de esa época, pero, gracias a su trabajo, lograron superar las pesadillas del pasado y asegurarse un sustento decente.

Mario Tueros, experto de la OIT

Las oportunidades que está ofreciendo la globalización se van dando en las cadenas productivas, con creación de empleos en las regiones y con oportunidades para el alivio de la pobreza.

Hoy son más de mil las mujeres de Ayacucho que se benefician con este trabajo. Converse aspira a emplear hasta 15.000 bordadoras en otras regiones del país. La demanda por las zapatillas bordadas crece cada semana en los exclusivos centros comerciales de Lima. Jennifer Levy es la representante de la marca Converse en Perú.

Jennifer Levy, representante de Converse

Esto les ofrece la oportunidad de volver a reinsertarse en la vida y de rescatar sus costumbres milenarias y les da una valoración de sí mismas.

Con cada par de zapatillas que bordan, las mujeres de Ayacucho dan un nuevo paso hacia una vida mejor, para ellas y sus familias.