Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

Cumbre Mundial de las Naciones Unidas 14-16 de septiembre de 2005 Erradicando la pobreza en Rusia

A pesar de que la Federación de Rusia se ha recuperado de la grave crisis financiera por la que atravesó en 1998, las estadísticas oficiales señalan que prácticamente una de cada cinco personas continúa viviendo en la pobreza. Y lo que es aún peor: un elevado porcentaje de la población que vive en condiciones de pobreza en ese país corresponde a los trabajadores pobres, que representan por lo menos la mitad de la población pobre. En el siguiente despacho de OIT en línea se describen las condiciones imperantes en el noroeste de Rusia, región en que la OIT ha dado inicio recientemente a un proyecto orientado al fomento del empleo y la reducción de la pobreza.

Artículo | 15 de septiembre de 2005

VSEVOLOZHSK, Rusia (OIT en línea) - Sergey y su esposa Oxana trabajan - él es maestro y ella, médico - pero sus ingresos combinados se elevan a poco más de 4.500 rublos mensuales (unos 157 dólares). Por ser familia de bajos ingresos, reciben también por cada uno de sus dos hijos una prestación mensual de 70 rublos (unos 2,50 dólares), con lo cual sus ingresos totales se elevan a 162 dólares - cifra muy inferior al umbral oficial de la pobreza, estimado en 390 dólares.

Sergey y Oxana son un caso típico de los trabajadores pobres en Rusia. La mayoría de los integrantes de este segmento de la población se concentra en las esferas de la educación, la cultura, la salud y otros servicios públicos. Otros grupos vulnerables incluyen la población rural, los habitantes de pueblos y puntos remotos, los niños y los desempleados, las personas con bajo nivel de instrucción, y los habitantes de regiones deprimidas.

¿Cómo se las arreglan? Contando hasta el último centavo, comprando solamente lo imprescindible, con un estilo de vida limitado a las necesidades más apremiantes. Para Oxana, "el mes más difícil es septiembre, cuando los niños regresan al colegio. Los niños crecen muy rápido, y todos los años tenemos que comprarles ropa nueva ropa para ir a la escuela, así como cuadernos y otros artículos escolares. Cuando preparo la lista de lo que necesitan trato de limitarme a las cosas absolutamente necesarias, y las compro solamente cuando están en rebaja, pero así y todo la factura no baja de 150 dólares. Este enorme gasto desequilibra nuestro presupuesto, y no creo que podremos pagar todas nuestras deudas antes de diciembre".

De acuerdo a las cifras de Rosstat, la oficina de estadísticas de la Federación de Rusia, 18 por ciento de la población, es decir unos 30 millones de personas, viven hoy en la pobreza. Las diferencias regionales son muy marcadas: en 2004 el nivel de pobreza oscilaba entre un mínimo del 8-9 por ciento y un máximo del 70 por ciento en algunas zonas.

Si bien la Federación de Rusia todavía no cuenta con una estrategia nacional de lucha contra la pobreza, el Presidente Vladimir Putin ha propuesto un ambicioso programa orientado a alcanzar crecimiento y desarrollo sostenibles para ese país. La reducción de la pobreza es una de las metas nacionales más urgentes. Otras prioridades incluyen aumentar al doble el PIB nacional, reformar los sectores de la salud, la vivienda y la educación, y mejorar las condiciones sociales para los miembros de las fuerzas armadas. Las Metas del Milenio de las Naciones Unidas servirán de punto de partida para la adopción en Rusia de una estrategia al respecto, que podría incluir muchos más aspectos que las metas globales.

Pauline Barrett-Reid, ex directora de la oficina de la OIT en Moscú señala que "por lo que respecta a la reducción de la pobreza, ello incluye programas piloto regionales que hacen hincapié en creación de empleo y capacitación, esferas en que, claro está, la OIT puede desempeñar un importante papel. Esa es la razón por la que dimos inicio a un piloto proyecto basado en los lineamientos del Programa de Trabajo Decente de la OIT, con el fin de fomentar el empleo y reducir la pobreza en la región del noroeste del país".

El Ministerio de Trabajo y Desarrollo Social de Rusia ha propuesto lanzar un proyecto piloto en el Okrug (distrito) del Noroeste, decisión nada fortuita. En ese okrug, que abarca 11 regiones y tiene una población total de 14 millones de habitantes, se observa la mayoría de los tipos de pobreza que existen hoy en Rusa, incluidos los bajos niveles de salario para los trabajadores. En el distrito hay grandes diferencias en cuanto al nivel de pobreza, que oscila alrededor del 16,5 por ciento en San Petersburgo y se eleva al 35,1 por ciento en la región de Kaliningrado.

La OIT ha dado inicio ya a varios cursos de capacitación y seminarios para administraciones regionales, y organizaciones de empleadores y trabajadores destinadas a promover el trabajo decente, y definir el método más apropiado para la aplicación a nivel regional de las estrategias de lucha contra la pobreza de la OIT. El programa permitió también obtener una amplia visión de las condiciones de la pobreza en todas las regiones del okrug o distrito, y ha contribuido al desarrollo de recomendaciones en materia de política con respecto a los niveles de vida, así como las políticas de ingresos, salarios y mercado laboral.

"Varios estudios preparados en el transcurso del proyecto despertaron vivo interés entre todos los que bregan con el tema de la pobreza, y como resultado de ello la oficina de Moscú de la OIT recibe ahora numerosas solicitudes de ejemplares", continuó diciendo la Sra. Barrett-Reid. "El estudio más popular es sin lugar a dudas el relativo a la monetización de los beneficios sociales - un tema candente en la situación actual de Rusia." Mediante la reciente monetización de los beneficios sociales el gobierno de Rusia ha intentado reducir la carga social del estado, lo que ha dado lugar a disturbios sociales el pasado mes de enero.

Como dice Rimma Kalinchenko, coordinadora del proyecto, todo parece indicar que este proyecto, que ha finalizado hace poco, ha permitido alcanzar grandes logros. Para citar sus palabras, "tenemos también la impresión de estar dando los primeros pasos en un largo camino por recorrer. Hemos recibido ya propuestas de donantes que han ofrecido su respaldo para continuar nuestra labor. Pero lo que reviste mayor importancia para nosotros es el reconocimiento cada día mayor de la validez del enfoque de promoción del trabajo decente, y su aplicación para erradicar la pobreza, no solo en el noroeste, sino también en otras regiones de Rusia."