Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

"Se necesita algo más que ladrillos y cemento para reconstruir una comunidad" La OIT ayuda a los sobrevivientes del terremoto en Pakistán a encontrar un trabajo

Un mes después del terremoto en Pakistán, que dejó un saldo de más de 140.000 muertos y heridos, y causó la pérdida de más de 1,1 millones de puestos de trabajo o medios de sustento, la OIT colabora con las autoridades locales para ayudar a las personas a reconstruir sus vidas en una de las zonas más afectadas. Y el 19 de noviembre, participará en una conferencia de donantes que se llevará a cabo en Islamabad para discutir estrategias recuperación y reconstrucción. Desde esa región, OIT EnLínea informa. - Duración: 5 min. 19 seg. (3.89 MB)

Artículo | 17 de noviembre de 2005

BALAKOT (OIT EnLínea) - "Estaba trabajando en la oficina cuando la tierra comenzó a temblar. Todos huyeron, sabíamos que era un terremoto... Vi árboles y edificios caer...", recordó Benaris, una de las 1,1 millones de personas que perdieron su trabajo, su modo de vida y mucho más por el terremoto de Pakistán.

La ciudad de Benaris, Balakot, fue una de las más afectadas. El 80 por ciento de sus edificios están en ruina, los restos de sus muros sirven de lápida temporal a los cuerpos sepultados por los escombros.

"Cuando salí a la calle, vi a muchas mujeres y niños bajo los escombros, muchos niños quedaron atrapados bajo las ruinas de las escuelas y ayudé a salvarlos", contó Benaris. "Me dirigía hacia mi casa. No pude encontrar el camino que recorría todos los días... Ni siquiera reconocí mi casa... Nunca olvidaré ese día."

El puente de Balakot quedó intacto por milagro. Cientos de refugiados escapan de las montañas hacía la ciudad. Los sobrevivientes buscan ayuda, esperanza... y trabajo.

La devastación es aún más grave porque la zona afectada es una de las más pobres de Pakistán. La OIT estima que antes del desastre en la región había 2,4 millones de empleos, pero 2 millones de estos trabajadores y sus familias vivían bajo el umbral de la pobreza con menos de dos dólares diarios por persona.

Dinero por trabajo: reconstruir vidas

Mientras los sobrevivientes tratan de reconstruir sus vidas, la OIT colabora con las autoridades locales para ayudar a las personas en algunas de las zonas más afectadas. En Balakot se puso en práctica un programa piloto de emergencia para el empleo.

El programa dinero-por-trabajo se basa en reparaciones menores de infraestructura y en la remoción de detritos provocados por el terremoto. Este programa fue desarrollado para ser reproducido y difundido en toda la zona. Este sistema - el único con estas características en la ciudad - busca inyectar dinero en la economía local mientras ayuda a las personas a regresar al trabajo y a valerse por sí mismos.

"Las personas perciben este trabajo como una manera de fortalecer su dignidad y su auto estima... Esto los motiva y les da la oportunidad de tomar decisiones", explicó Saad Gillani, coordinador del proyecto de la OIT.

Otra beneficiaria del proyecto agregó: "Estábamos acostumbrados a hacer colas y a ser atropellados. Estábamos perdiendo el respeto por nosotros mismos, nos sentiamos incómodos, ahora en cambio, con el dinero que ganamos podemos comprar lo que necesitamos... Cada rupia que obtenemos por el trabajo tiene un valor diez veces mayor, porque nos la hemos ganado".

Después de sólo dos semanas, el programa empleaba a más de 800 personas en la limpieza de las calles de la ciudad, la mejora de los servicios sanitarios y en la transformación de las zonas habitadas en lugares más habitables. El proyecto presta especial atención a los grupos más vulnerables como las mujeres y los jóvenes, quienes tradicionalmente han tenido mayores dificultades para encontrar un empleo decente.

En breve, el programa será difundido para alcanzar otras zonas afectadas en Pakistán. La OIT está buscando fondos por 5 millones de dólares como parte de un Llamado Urgente de la ONU, para realizar proyectos conjuntos de recuperación y reconstrucción.

Además del proyecto dinero-por-trabajo, otros programas prevén la rehabilitación de infraestructura de acceso, servicios de emergencia para el empleo, planes de reconstrucción con uso intensivo de mano de obra, programas de capacitación y formación para la generación de modos de vida sustentables, la recreación y la recuperación. Además se consideran programas de protección para la infancia que tienen como objetivo evitar que los niños realicen trabajos peligrosos o sean víctimas de tráfico de menores.

Pero para reconstruir una comunidad de personas que tienen el orgullo de haber sido capaces de sostenerse a si mismas van a necesitarse más que ladrillos y cemento. Se necesita trabajo que sea fuente de dignidad, oportunidades y esperanzas. "Hay un cambio visible en su estado de ánimo, un brillo en los ojos, esperanzas ... ahora están planificando reconstruir sus hogares, y la única manera de lograrlo es con el dinero que ganan trabajando", agregó Saad Gillani.