Trabajo infantil y trabajo forzoso

Finaliza el proyecto MAP16 en Argentina con contribuciones significativas para prevenir y erradicar el trabajo infantil y el trabajo forzoso

El capítulo argentino del proyecto MAP16, una iniciativa global financiada por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, culmina tras haber impulsado con éxito la promoción del trabajo decente y el aumento de las capacidades de los actores tripartitos para prevenir y erradicar el trabajo infantil y el trabajo forzoso en el país.

Comunicado de prensa | 3 de julio de 2023

BUENOS AIRES, Argentina (OIT Noticias) — El capítulo argentino del proyecto MAP16, una iniciativa global financiada por el Departamento de Trabajo de los Estados Unidos, finalizó exitosamente tras una intensa actividad enfocada en la promoción del trabajo decente y el fortalecimiento de la capacidad de los actores tripartitos para abordar el problema del trabajo infantil y el trabajo forzoso en el país.

El objetivo principal de MAP16 en Argentina fue mejorar el conocimiento, aumentar la concientización y brindar recursos para mejorar las políticas públicas y las acciones para abordar ambas problemáticas.

“El proyecto deja un importante legado: una mayor comprensión, sensibilización y capacidad para abordar de manera tripartita el trabajo infantil, adolescente y el trabajo forzoso en el país”, dijo Matías Crespo Pazos, coordinador del proyecto MAP16 de la Oficina de País de la OIT para la Argentina. “Estas contribuciones serán una guía para futuros esfuerzos destinados a fomentar el trabajo decente”, sostuvo.

Con el respaldo efectivo al Tercer Plan Nacional para prevenir y erradicar el trabajo infantil y proteger el trabajo adolescente 2018-2023, diseñado e implementado por el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTEySS), esta iniciativa de la OIT permitió aumentar el entendimiento acerca de la prevalencia, las causas y las consecuencias del trabajo infantil y adolescente, así como de las posibles situaciones de trabajo forzoso.

El proyecto lideró una serie de investigaciones entre las cuales se incluyeron estudios cualitativos y documentos estadísticos para profundizar la comprensión del trabajo infantil y adolescente. Además, junto con el MTEySS y UNICEF se relevó el impacto de COVID-19 en el trabajo infantil y adolescente.

Asimismo, como parte de la agenda de investigación del proyecto a nivel global, se desarrolló un Diagnóstico Sectorial Rápido sobre condiciones de vida y trabajo en el sector forestal de Corrientes y Misiones, a fin de identificar puntos críticos en la cadena vinculados a potenciales situaciones de explotación laboral.

“Los resultados de estos estudios permiten dimensionar el rol de la protección social como potencial pilar de prevención del trabajo infantil”, explicó Crespo Pazos, quien agregó: “Además, pueden contribuir a fortalecer el abordaje de la problemática en la agenda de los organismos gubernamentales vinculados a la temática”.

Como parte del desarrollo del proyecto también se realizaron talleres y materiales de capacitación orientados a inspectores nacionales y provinciales. Estos recursos contribuyeron a mejorar la detección de casos de explotación laboral. Asimismo, junto con la UIA y el Proyecto CERALC de la OIT, se elaboraron una serie de recursos sobre prácticas educativo-laborales y trabajo adolescente protegido.

Al mismo tiempo, en colaboración con las organizaciones sindicales (CGT, CTAT y CTAA), el proyecto MAP16 desarrolló una serie de herramientas dirigidas representantes sindicales de todo el país, con el objetivo de fortalecer la capacitación en torno al trabajo infantil y su identificación.

Por otra parte, junto con el Proyecto Offside de la OIT Argentina, MAP16 participó en la elaboración de un diagnóstico sobre el listado de trabajos peligrosos para menores, que servirá como insumo para la discusión sobre su actualización. Estas actividades incluyeron diversos talleres y encuentros a nivel nacional y en las provincias de Jujuy, La Pampa, Misiones y Corrientes con representantes tripartitos.

De acuerdo con el coordinador, las contrapartes del proyecto, que incluyeron ministerios nacionales y provinciales, organizaciones de empleadores y trabajadores, universidades y organizaciones de la sociedad civil, “cumplieron un papel fundamental en el éxito de esta iniciativa”. En esta línea, destacó: “La colaboración estrecha entre estas entidades y la Organización permitió la creación y diseminación de información valiosa y de recursos que continuarán siendo de gran utilidad en la lucha contra el trabajo infantil y el trabajo forzoso”.


Logros destacados del proyecto

      Generación y diseminación de evidencia: Se generó y difundió información relevante sobre la relación entre el trabajo infantil y las políticas de protección social, las dinámicas familiares y el género. Además, se examinó la presencia potencial de explotación laboral en el sector forestal de Misiones y Corrientes.

      Campaña #InfanciasenJuego: Se lanzó una extensa campaña para concienciar sobre el trabajo infantil y el impacto de la COVID-19 en las actividades de niños, niñas y adolescentes.

      Desarrollo de recursos de capacitación: Se trabajó con la Unión Industrial Argentina para elaborar herramientas sobre prácticas educativas laborales y trabajo adolescente protegido. Asimismo, en colaboración con las centrales sindicales (CGT, CTAT y CTAA), se desarrollaron materiales con recursos específicos para abordar el trabajo infantil a nivel local.

      Talleres para inspectores laborales: En asociación con el MTEySS, se organizaron talleres en Jujuy y La Pampa, que fortalecieron la comunicación y el intercambio entre las entidades nacionales y provinciales de fiscalización laboral. Este esfuerzo permitió construir un enfoque común y generar sinergias en la lucha contra la explotación laboral.

      Colaboración con la CONAETI: Se mantuvo una estrecha colaboración con la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (CONAETI) en la elaboración de un diagnóstico sobre el trabajo adolescente protegido.