Migración y trabajo decente

OIM, OEA y OIT fortalecen las capacidades de las mujeres lideresas de la diáspora venezolana

Realizado en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el segundo Encuentro Regional de Lideresas de la Diáspora Venezolana reunió a 37 referentes de provenientes de 14 países de la región de América Latina y el Caribe.

Comunicado de prensa | 4 de agosto de 2023
En la ciudad de Buenos Aires se llevó a cabo el segundo Encuentro Regional de Lideresas de la Diáspora Venezolana del 1 al 3 de agosto.

El evento, que reunió a 37 lideresas de 14 países fue organizado por la Oficina del Enviado Especial del Director General de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para la Respuesta Regional a los flujos mixtos venezolanos, el Departamento de Inclusión Social de la Secretaría de Acceso a Derechos y Equidad de la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos, la Oficina Regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Oficina de País de la OIT para la Argentina.

El principal objetivo de este encuentro fue fortalecer la Red de Lideresas Venezolanas que se formó hace un año, en el Primer Encuentro Regional organizado por OIM y OEA en Panamá. Tambien se buscó contribuir a mejorar las acciones de incidencia y las capacidades de las lideresas de las organizaciones de la diáspora venezolana en los países de acogida, a través del fortalecimiento de habilidades de liderazgo para promover una agenda de inclusión y derechos de las personas migrantes y refugiadas, y para la participación social a nivel nacional y regional, desde un enfoque de género y diversidad.

Durante los tres días de jornadas de capacitación, temas como la integración socio económica, las herramientas de liderazgo, comunicación para el cambio y participación social de las diásporas fueron parte de los talleres dictados por expertos de la OIM, OEA, OIT, ONU Mujeres, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y el Proceso de Quito, entre otros.

“Este segundo encuentro ha superado ampliamente nuestras expectativas porque hay un espíritu de participación, de compartir buenas prácticas, de trabajo en red y construir agendas locales con un enfoque de género. Más de 35 participantes muy comprometidas con sus comunidades han traído sus experiencias y han sabido convertir en un liderazgo activo, considerando los derechos de las mujeres y creando compromisos para seguir el trabajo de la red de lideresas en la región”, dijo Diego Beltrand, Enviado Especial del Director General de la OIM para la Respuesta Regional a los flujos mixtos de Venezuela.

Betilde Muñoz Pogossian, Directora del Departamento de Inclusión Social de la OEA recalcó: “Al verlas en acción desde el año anterior comprendimos que vamos por el camino correcto. Reconfirmamos la premisa de que al empoderarlas a ustedes se puede también avanzar en la agenda de inclusión y derechos humanos en toda la región. Por esto nos emociona mucho que a través de este segundo Encuentro podamos contribuir al fortalecimiento de la Red de Lideresas Venezolanas que nació hace un año en Panamá”.

"El encuentro ha permitido visibilizar una triple vulnerabilidad: como mujeres, como migrantes y refugiadas, y como trabajadoras. Eso implica que desde las agencias ONU tenemos un claro llamado para fortalecer el enfoque interseccional y crear oportunidades sostenibles de integración socioeconómica, basadas en la agencia y el empoderamiento de las mujeres en movilidad, quienes, articuladas en la Red, tendrán una voz y acción más potente en el nivel nacional y regional," dijo María Olave, Coordinadora de Lazos (OIT) - Proyecto para la integración socioeconómica de personas migrantes y refugiadas de Venezuela.

Al cierre del evento, las Lideresas Venezolanas compartieron la Declaración de Buenos Aires que marca el camino para seguir fortaleciendo el trabajo que hoy día realizan en pro de las personas migrantes y refugiadas venezolanas. Las participantes recibieron un diploma de participación que cuenta con el aval de la Escuela de Gobierno de la OEA.

El Encuentro Regional se lleva a cabo gracias al apoyo financiero de la Agencia Sueca de Cooperación Internacional para el Desarrollo (SIDA).