Importancia y aplicaciones

Las estadísticas del tiempo de trabajo son un instrumento necesario para evaluar las repercusiones que el número de horas trabajadas y su organización en el día, semana o mes tienen sobre la salud y la seguridad de los trabajadores, y también ejercer un control de las horas de trabajo y su programación en relación con las leyes y normas en materia de: a) número máximo de horas que los trabajadores deben trabajar diaria o semanalmente; b) número de horas extraordinarias; c) programación del trabajo según pautas distintas de los horarios comunes de jornada completa, como el trabajo nocturno, el trabajo por turnos, etc., y d) determinadas ausencias del trabajo, como las vacaciones y las licencias por enfermedad o por maternidad. Aunque, por lo general, estas leyes y normas sólo se aplican a los trabajadores con empleo asalariado y a aquéllos que trabajan principalmente en el sector formal, es útil disponer de estadísticas que abarquen a todos los trabajadores, para poder así evaluar el impacto de dichas leyes y normas, además de otros factores, en todos los trabajadores de la economía.

Asimismo, las estadísticas del tiempo de trabajo son necesarias para la elaboración de indicadores económicos, tales como el salario medio por hora, el costo medio de la mano de obra por unidad de tiempo y la productividad del trabajo, y también para hacer cálculos estimados del subempleo en relación con el tiempo de trabajo. Todos estos indicadores, junto con el desempleo, ponen de manifiesto una situación de absorción laboral insuficiente en la economía. Estas aplicaciones revisten una particular importancia a la hora de evaluar y analizar las repercusiones de la reducción del tiempo de trabajo en la economía y en el número de personas ocupadas. Con tal fin, las estadísticas sobre la duración del tiempo de trabajo deben aludir al mismo período de referencia y cubrir el mismo grupo de trabajadores que el que se cubre en estadísticas como las que se centran en los ingresos, el costo de la mano de obra, los ingresos en relación con el empleo y la producción. Por definición, las estadísticas sobre los ingresos y el costo de la mano de obra se limitan a los trabajadores que tienen un empleo remunerado, pero, para obtener estimaciones por hora de los ingresos en relación al empleo, se precisan estadísticas fiables sobre las horas trabajadas por todos los trabajadores, incluidos los independientes. Asimismo, para calcular la productividad laboral se necesitan estadísticas sobre el número total de horas trabajadas por todas las personas ocupadas en el año y en el sector o sectores estudiados. Las estadísticas sobre las horas de trabajo anuales se prefieren a las estadísticas sobre las personas ocupadas .

Por último, cabe decir que las estadísticas del tiempo de trabajo son necesarias igualmente para aplicar, supervisar y evaluar políticas y programas destinados a equilibrar el trabajo y la vida de familia, ámbito que ha venido adquiriendo cada vez más importancia en el contexto de la entrada masiva de la mujer en el mercado de trabajo. Se suele considerar que el trabajo a tiempo parcial y las modalidades de trabajo con horario flexible constituyen un medio fundamental para que los trabajadores puedan lograr este equilibrio; de ahí que para observar los cambios que se producen en la participación de los distintos grupos de población en el mercado laboral, y en especial de los hombres con respecto a las mujeres, se necesiten estadísticas sobre la duración y la programación del tiempo de trabajo, así como sobre la ausencia del trabajo.