7ª Reunión Regional Europea En Europa y Asia Central, una agenda social recién ampliada

La Región Europea de la OIT es extensa: abarca Europa y Asia Central, desde el Atlántico al Pacífico, y comprende diversas culturas y sociedades. A pesar de esta diversidad, los 50 Estados miembros de la Región Europea convinieron en la existencia de un terreno común para "un futuro compartido de democracia, prosperidad económica y justicia social" en la 7ª Reunión Regional Europea celebrada en Budapest del 14 al 18 de febrero.

BUDAPEST - Las conclusiones de la 7º Reunión Regional Europea de la OIT fueron inequívocas.

Después de una semana de debates, marcados por un nuevo esfuerzo por lograr una mayor "interactividad", más de 600 representantes de trabajadores, empleadores y gobiernos adoptaron un amplio conjunto de conclusiones, en las que señalan que "la buena gobernanza, el progreso social y económico y la lucha contra la corrupción dependen de instituciones democráticas cuya legitimidad está basada en la libre elección de los representantes, de un diálogo social eficiente, de los principios y derechos fundamentales en el trabajo, y del imperio de la ley".

El objetivo de la reunión fue el diálogo entre los Estados miembros que representan todas y cada una de las fases de la evolución actual en Europa, desde los 25 integrantes de la Unión Europea, a los países objeto del Pacto de Estabilidad para la Reconstrucción de Europa Sudoriental, la Comunidad de Estados Independientes (CEI) y el Consejo de Europa.

De hecho, la diversidad quedó ilustrada por la presencia de más de 30 ministros de trabajo, cuatro jefes de gobierno (Ferenc Gyurcsány, Primer Ministro de Hungría; Jean-Claude Juncker, Primer Ministro de Luxemburgo en ejercicio de la Presidencia de la Unión Europea; Danial Akhmetov, Primer Ministro de Kazajstán; y Lawrence Gonzi, Primer Ministro de Malta) y Vladimír Špidla, Comisario de la UE de Empleo y Asuntos Sociales e Igualdad de Oportunidades.

"Lo que estamos viendo es el desarrollo del papel de la OIT como promotora del diálogo social, la gobernanza y la integración económica con miras a lograr un futuro común en Europa y Asia Central", señaló Juan Somavía, Director General de la OIT. "Todo esto contribuirá a mejorar la capacidad de nuestra Organización y de sus interlocutores sociales para la promoción del trabajo decente."

La Reunión Regional de la OIT es el único espacio institucional en el que pueden reunirse los representantes tripartitos de los 50 Estados miembros de la Región para debatir cuestiones de interés común relacionados con el ámbito del trabajo. Además de los ponentes políticos, los interlocutores sociales desempeñan igualmente un papel fundamental. Michel Barde, portavoz de los empleadores, y Ursula Englen-Kefer, portavoz de los trabajadores realizaron asimismo intervenciones de gran relevancia ante los delegados. Gabor Csizmar, ministro de empleo y trabajo de Hungría, fue elegido presidente de la reunión. Philippe Seguin, Presidente del Consejo de Administración, presidió además una reunión ministerial informal en el edificio del Parlamento de Hungría concebida para debatir el informe de 2004 de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización.

Empleo, crecimiento y una globalización justa

La reunión se inauguró teniendo como telón de fondo un nuevo informe de la OIT en el que se dibuja un sombrío panorama de la situación del empleo en Europa y en el mundo. El informe anual sobre las Tendencias Mundiales del Empleo confirmó que, a pesar de un crecimiento sólido, la economía mundial no consigue crear un número suficiente de nuevos empleos. Según el informe, en Europa y Asia Central, a pesar de un saludable 3,5% de tasa de crecimiento económico en 2004, la cifra de puestos de trabajo aumentó únicamente en un 0,5%. (Ver recuadro sobre Tendencias del Empleo en Europa y Asia central, pág. 10).

"La cruda realidad es que la economía mundial no está generando suficientes puestos de trabajo, ni está contribuyendo a detener el crecimiento de la economía informal donde trabajan más de 1.000 millones de personas en condiciones de pobreza", afirmó Juan Somavía. "En muchos sentidos, 2004 fue un año perdido para el empleo."

"Hay grandes desafíos, pero también es grande la creatividad del tripartismo y el diálogo social", dijo Somavía durante su discurso. "En todos los países vemos que aparecen nuevas soluciones en respuesta a las demandas de trabajadores y empleadores. En medio de todas las complejidades, hay una aspiración común."

A fin de remediar la situación global del empleo, el diálogo social y la consecución de una globalización justa se consideraron primordiales. Juan Somavía, los Primeros Ministros de Hungría, Luxemburgo, Kazajstán y Malta, y los representantes tripartitos, entre los que figuraba François Périgot, Presidente de la Organización Internacional de Empleadores, y John Monks, Secretario General de la Confederación Europea de Sindicatos, examinaron la cuestión en el marco de un debate de expertos bajo el título "¿Sobrevivirá el diálogo social a la globalización?"

La respuesta se concretó en el acuerdo de los delegados respecto al hecho de que el informe de la Comisión Mundial sobre la Dimensión Social de la Globalización, que fue establecida por la OIT, constituye "un valioso estímulo para dialogar a escala nacional, regional e internacional sobre la promoción del trabajo decente como meta global", y acogieron favorablemente la resolución adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en diciembre, en la cuál se insta a que las recomendaciones de la Comisión sean tomadas en cuenta en la inmediata revisión de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

"Una globalización inclusiva y equitativa… que cree oportunidades para todos", planteó Somavía. "Esta cuestión de la gobernanza predominará en el debate nacional e internacional en los próximos años. No podemos expandir los alcances de la democracia si ignoramos las demandas de la gente de un trabajo decente. Y el trabajo decente es un objetivo alcanzable si tenemos una globalización justa."

En sus conclusiones, los delegados destacaron que la globalización y la acelerada integración económica plantean desafíos comunes para todos los países, empresas y trabajadores en las regiones de Europa y Asia Central. Abogaron por la adopción de "una visión común sobre la necesidad de alcanzar una mayor coherencia de políticas a escala nacional, regional y mundial, incluyendo aquellas de carácter económico, social, y financiero, y también las relacionadas con el trabajo decente", basada en los principios y derechos fundamentales en el trabajo, en el empleo, en la protección social y en el diálogo social.

Los delegados también destacaron la necesidad de que la OIT estreche sus lazos con países donantes y con la Comisión Europea, con el fin de suministrar cooperación técnica para promover el trabajo decente en países que soliciten este tipo de asistencia.

Conciliar trabajo y vida familiar

La reunión, que se benefició en gran medida del apoyo prestado por el gobierno húngaro y la Presidencia luxemburguesa de la UE, adoptó un planteamiento novedoso respecto a la formulación de políticas de apoyo a las personas a lo largo de las distintas fases en su vida personal y laboral, identificando cuatro etapas de transición fundamentales: de la educación al empleo, de un puesto de trabajo a otro, de un país a otro, y del trabajo a la seguridad al alcanzar una edad avanzada.

En las conclusiones se insta a los gobiernos, en consulta con los interlocutores sociales, a abordar las necesidades de los trabajadores jóvenes en el marco de sus "estrategias nacionales de empleo", se anima a la OIT a realizar consultas tripartitas sobre flexibilidad y seguridad para empresas y trabajadores, con el fin de hacer frente a los desafíos planteados por una mayor competitividad como resultado de la globalización y la adaptación a unos mercados en período de rápida transformación; se insta a los interlocutores sociales tripartitos a facilitar el desarrollo de un marco multilateral no vinculante para adoptar un enfoque respecto a las migraciones basado en los derechos adoptados en la Conferencia Internacional del Trabajo anual de la OIT, celebrada en junio del pasado año, y se solicita a esta Organización que preste asistencia técnica a los mandantes en la región y facilite el intercambio de experiencias en el diseño y la gestión de sistemas de pensiones.

"Al celebrar el primer año desde la ampliación de la Unión Europea, la Reunión Regional Europea tuvo un significado altamente simbólico", señaló Friedrich Buttler, Director de la Región Europea de la OIT. "En primer lugar, supuso un encuentro singular del Este y el Oeste en la capital de un nuevo Estado miembro ubicado en Europa Central que muestra las dos caras de Europa: lo viejo, pero también lo nuevo. Además, el desarrollo altamente positivo de la relación con la Unión Europea, representada al más alto nivel por la Presidencia del Consejo Europeo y por la Comisión Europea, añadió un impulso poderoso a nuestros esfuerzos por forjar un futuro común. Puso de manifiesto, con toda claridad, el nuevo rostro de la OIT y el de sus Estados miembros en esta región."

En 2004, la cifra de desempleo en Europa y Asia Central ( Nota 1) se mantuvo estable en 35 millones, según un suplemento al informe anual de la OIT sobre Tendencias Mundiales del Empleo preparado para la 7ª Reunión Regional Europea de la OIT ( Nota 2).

Un estudio profundo de la región de Europa y Asia Central ( Nota 3) destaca que, en la Unión Europea (UE-25), la tasa de desempleo bajó del 9,1 al 9,0%, del 8,5 al 8,3% en Europa Central y Oriental y en los países de la CEI ( Nota 4) , y de 4,2 al 4,1% en países de Europa occidental que no pertenecen a la UE ( Nota 5). En 2004 se crearon únicamente 2 millones de empleos (un aumento del 0,5%) en Europa y Asia Central, a pesar de una tasa de crecimiento del PIB del 3,5%. Por ello, la intensidad de crecimiento del empleo empeoró en comparación con el año 2003 en el que el crecimiento del PIB del 2,2% generó un aumento del 0,4 por ciento en el empleo.

Aunque la tasa de desempleo actual en la UE-25 es inferior al 11,2% registrado hace una década, dicha tasa sigue siendo considerablemente superior en los países emergentes de Europa central y oriental y la CEI, donde ha aumentado a partir del 6,5% registrado en 1994. En los países de Europa occidental que no pertenecen a la UE, la tasa ha permanecido prácticamente estática, justo por encima del 4%. Exceptuando este último grupo de países, el resto de las regiones registra tasas de desempleo más elevadas que la media mundial.

Sin embargo, un análisis de los indicadores del mercado laboral en la región, destaca también que, a pesar de un cierto estancamiento en la evolución del empleo y el desempleo, la productividad laboral (medida como rendimiento por persona empleada) mejoró considerablemente, especialmente en los países de Europa central y oriental y de la CEI, donde ha crecido a una media anual del 4% en los últimos cinco años. La UE-25 también experimentó un crecimiento en la productividad mayor que el del resto del mundo durante este período, impulsado principalmente por el rendimiento de los nuevos Estados miembros.

La OIT resaltó que varios países de la región de Europa y Asia Central han conseguido mantener bajos niveles de desempleo y altas tasas de participación en los mercados laborales, sin que ello haya significado una aceleración de la inflación o una mayor desigualdad en los ingresos. El informe de la OIT para su 7ª Conferencia Regional Europea señala que el diálogo social ha desempeñado un papel esencial en la consecución de un equilibrio entre las presiones sociales y las restricciones económicas, y coincide con el Grupo de Trabajo sobre el Empleo de la UE en reclamar una mayor flexibilidad y seguridad para trabajadores y empresas, atraer más personas al mercado laboral, invertir mejor y en forma más efectiva en capital humano, y garantizar la ejecución eficaz de las reformas mediante una mejor gobernanza, con el fin de abordar el problema del empleo.

Para más información

Las cuestiones de género, la globalización, la gobernanza y la migración fueron algunos de los temas más debatidos en Budapest. Para obtener una información más completa sobre estas y otras cuestiones, así como fotos y cuatro vídeos preparados para la reunión, visite www.ilo.org y haga clic en el recuadro "7ª Reunión Regional Europea de la OIT".


Nota 1 - La región de Europa y Asia Central incluye a: UE-25, Europa occidental (no UE), Europa Oriental y países de la CEI (incluidos Turquía e Israel).

Nota 2 - Tendencias Mundiales del Empleo, informe, febrero de 2005, y Análisis Suplementario para Europa y Asia Central, febrero de 2005, Oficina Internacional del Trabajo, (Ginebra, 2005). Para más información, véase www.ilo.org/trends.

Nota 3 - 3 Ver nota al pié 1.

Nota 4 - Incluyendo Turquía e Israel.

Nota 5 - Islandia, Noruega y Suiza.