Educación sobre VIH/SIDA Prevención en el trabajo en el norte de Rusia

Actualmente, hay 1.385 personas registradas en el Centro del Oblast para Prevenir y Combatir el SIDA. En la ciudad de Murmansk, situada al norte de Rusia, uno de cada 100 hombres es seropositivo, y una de cada 200 mujeres, en el grupo de edad comprendido entre los 20 y los 29 años. En diciembre de 2004, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Departamento de Trabajo de Estados Unidos pusieron en marcha un programa para llevar al lugar de trabajo la educación sobre prevención del VIH/SIDA.

MURMANSK - Olga Bogdonova, de la oficina de la OIT en Moscú, conversó con Vladimir Kostrov, Secretario Ejecutivo de la Comisión Interdepartamental para la Lucha contra el Consumo y el Tráfico Ilegal de Drogas; Viktor Zubov, Vicedirector General de la Murmansk Commercial Seaport Company; Yurii Savakov, Vicedirector del Consejo de Sindicatos del Oblast de Murmansk; y Stanislav Zenov, Coordinador Regional del proyecto.

1) ¿Qué programas sobre VIH/SIDA se ejecutan actualmente en el oblast de Murmansk?

Vladimir Kostrov: El Centro del Oblast para Prevenir y Combatir el SIDA se encarga de uno de ellos. Otro, concretamente el programa SOS, consiste en un conjunto de medidas contra la adicción a las drogas entre los jóvenes, y lleva aplicándose desde 1998. Posteriormente se inició un programa específico que prevé la financiación centralizada de todas las actividades relacionadas con el VIH/SIDA a escala regional. En lo que respecta al proyecto de la OIT, ni siquiera trataría de compararlo con nuestros programas tradicionales sobre el VIH. En este caso hablamos de prevenir la enfermedad en el lugar de trabajo, de evitar la estigmatización y la discriminación de las personas que padecen el VIH. La iniciativa de la OIT es extraordinariamente importante y oportuna. No cabe duda de que los resultados del proyecto se tendrán en cuenta y se utilizarán de manera generalizada en futuros programas municipales y regionales.

2) ¿Tiene alguien en la región experiencia en la colaboración con las empresas en materia de prevención del VIH?

Vladimir Kostrov: Desde luego. El Centro Municipal de Murmansk para la Prevención y la Lucha contra el SIDA colaboraba con la industria pesquera y las flotas de la zona. En aquella época en la región, los marineros constituían un grupo especial de personas seropositivas. A finales de la década de 1990, los programas se centraban en los consumidores de drogas, y el aspecto de la prevención en el lugar de trabajo prácticamente dejó de existir.

3) ¿Será el proyecto de la OIT para la educación sobre el VIH/SIDA en el lugar de trabajo más eficaz que programas anteriores desarrollados en la región?

Vladimir Kostrov: No creo que podamos compararlos; son completamente diferentes. Los programas anteriores se basaban en un planteamiento tradicional y, en cierta medida, conservador. El proyecto educativo de la OIT es un producto de vanguardia basado en las metodologías más recientes. Ahora mismo estamos preparando una encuesta dirigida a los trabajadores de las empresas objeto de estudio, para determinar cuál es su verdadero grado de información. Más adelante, los resultados de nuestra investigación serán examinados por un Consejo Asesor Regional. Junto con los expertos de la OIT, determinaremos el contenido de folletos y carteles informativos, y decidiremos en qué aspectos debe hacerse hincapié durante las reuniones y las conversaciones con los empleados.

4) Su empresa, que desempeña un papel fundamental en la economía, no sólo de la región, sino del país en su conjunto, participa en el proyecto para la educación sobre el VIH/SIDA en el lugar de trabajo. ¿Cuál es la gravedad del problema en su puerto comercial?

Viktor Zubov: La dirección del puerto no considera que el VIH constituya un problema urgente. ¡No se sorprenda tanto! Verá, son tan pocos los seropositivos en nuestra empresa que, deliberadamente, no hemos emprendido ninguna acción al respecto que pueda elevar la epidemia a la categoría de “problema”. De hecho, no creo que tengamos a nadie en la plantilla con VIH/SIDA.

5) Entonces, ¿por qué participan en este proyecto?

Viktor Zubov: No queremos que, un día, el VIH/SIDA llame a nuestra puerta. Deseamos que nuestros empleados estén informados. Contamos con grandes profesionales que trabajan para la empresa, y valoramos enormemente su vida y su salud. Entretanto, está desarrollándose una nueva y prometedora generación de trabajadores.

6) ¿Cuenta con una política de personal normalizada respecto a los infectados de VIH/SIDA?

Viktor Zubov: No. Nuestra postura básica consiste en no exigir a los empleados del puerto que se sometan al examen de una comisión médica ni a ningún otro tipo de pruebas. En el momento de su contratación, tampoco les pedimos un certificado médico que confirme que no son seropositivos. Queremos que los que viven con el VIH se sientan a gusto aquí, ya que se trata de personas normales que atraviesan una situación difícil.

7) Sr. Savakov, ¿comparte el punto de vista del Sr. Zubov?

Yurii Savakov: Para nosotros, resulta obvio que los trabajadores enfermos padecen con frecuencia diversas formas de discriminación, tanto por parte de la dirección de la empresa, como por sus compañeros. Oficialmente, no recibimos tales quejas. No obstante, conozco personalmente casos de trabajadores seropositivos que fueron obligados a renunciar a su puesto “voluntariamente”. Aunque se trata de casos aislados, suceden, y éso me alarma. Los sindicatos llevan varios años considerando con preocupación la velocidad con la que se expande la epidemia.

8)¿En qué debe consistir la política de recursos humanos de una empresa respecto al VIH/SIDA?

Yurii Savakov: Los exámenes médicos obligatorios deben prohibirse por completo, y han de fomentarse las pruebas voluntarias. Si se llegara a saber que un trabajador padece el VIH/SIDA, ayudarle es tarea de todos. No debe existir discriminación en absoluto.

9) ¿Por qué, además del oblast de Moscú, ha considerado la OIT prioritaria esta región en el norte?

Stanislav Zenov: Por lo que tengo entendido, los representantes de la OIT consultan a sus interlocutores sociales antes de seleccionar una región u otra para un proyecto piloto. El oblast de Murmansk es una circunscripción de la Federación Rusa que lleva a cabo con éxito el espíritu y la letra del partenariado social. Creo que esta circunstancia fue importante para la decisión.

10) ¿Qué dificultades se han encontrado ya?

Stanislav Zenov: Prácticamente no ha habido dificultades, lo que resulta en cierto modo sorprendente. Quizá los empleadores mantenían una actitud más escéptica respecto al proyecto. Por fortuna, mis temores resultaron infundados. Me chocó la buena disposición con que directivos y activistas sindicales respondieron a la iniciativa de la OIT. El Consejo Asesor Regional ya está operativo y funcionando. Un grupo de expertos está trabajando en consulta con el Consejo Asesor. El próximo gran paso consistirá en llevar a cabo estudios en las empresas participantes. De este modo quedará claro el grado de información de los trabajadores respecto a los problemas asociados a la propagación del VIH.

11) ¿Qué resultados esperan?

Stanislav Zenov: Sobre la base de los resultados de las encuestas, podremos comenzar a realizar un trabajo práctico en las empresas piloto. Lo más importante es dotar al personal de conocimientos. Si estás advertido, estás protegido.

SOBRE EL VIH/SIDA EN RUSIA

Más de 42 millones de personas en todo el mundo viven ya con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). De éstas, al menos 26 millones son trabajadores de 15 a 45 años de edad, es decir, personas en la plenitud la vida y en la etapa de máxima capacidad para trabajar.

En la Federación Rusa, la epidemia del VIH/SIDA está creciendo para alcanzar una de las tasas más elevadas del mundo: entre 1997 y 2003, el número de personas con el VIH/SIDA se multiplicó casi por 40. De acuerdo con las estimaciones de algunos expertos, el país registra más de 860.000 casos de infección por VIH, una cifra comparable al tamaño de la población total de la región de Murmansk. Recientes estudios efectuados por el Banco Mundial han puesto de relieve que, si la enfermedad continúa propagándose al ritmo actual, y el porcentaje de seropositivos en la población adulta del país alcanza el 10% en 2010, el PIB de Rusia en 2020 será inferior al actual en un 10,5%.