Después del tsunami: tras la catástrofe, la OIT ayuda a reconstruir vidas y medios de subsistencia

El tremendo terremoto y tsunami que golpearon Asia el pasado diciembre dejaron a su paso cientos de miles de muertos. Además, se estima que 4 millones de personas en la India, Indonesia, las Maldivas, Malasia, Myanmar, Seychelles, Sri Lanka, Somalia y Tailandia tuvieron que hacer frente a la pérdida de sus medios de vida y el riesgo de hundirse más profundamente en el abismo de la pobreza. La OIT ha puesto en marcha varios programas para ayudar a la población a reconstruir sus medios de subsistencia.

En los primeros días críticos tras la catástrofe, la OIT trabajó sobre el terreno para planificar las tareas iniciales de recuperación y rehabilitación, atendiendo al mismo tiempo las necesidades de reconstrucción más inmediatas. La respuesta de la OIT se basa en la necesidad reconocida de emprender acciones encaminadas a generar empleo y nuevas formas de ganarse el sustento.

Los principales elementos de la estrategia de respuesta integrada de la OIT son:

  • introducir tecnología basada en la utilización de mano de obra en las tareas de reconstrucción para generar empleo y renta de inmediato mientras se reconstruye la infraestructura básica;
  • impulsar la recuperación de las economías locales mediante una política de Desarrollo Económico Local (DEL), que pone el acento en la identificación de las oportunidades económicas, la promoción de la actividad empresarial, las inversiones generadoras de empleo, las finanzas sociales, la creación de cooperativas, el diálogo social y la potenciación de las comunidades locales;
  • establecer servicios de empleo público de urgencia e impartir formación para ayudar a la recuperación del mercado de trabajo y poner en contacto a los demandantes de empleo con las vacantes disponibles;
  • prestar asesoramiento y asistencia técnica en materia de redes de seguridad social y de protección social para atender a personas activas tanto en la economía formal, como en la informal.

En este marco de actuación, la OIT trata de abordar las necesidades del grupo más vulnerable: los numerosos niños huérfanos que han de hacer frente a los traficantes y a los peligros de las peores formas de trabajo infantil. La resaca de la catástrofe ha frustrado el futuro de muchos menores. Con todo, los niños no son el único colectivo vulnerable. Otros son las mujeres que han tenido que convertirse en cabezas de familia, y los trabajadores migrantes que ya no tienen ningún sitio al que regresar. Por todas partes, la OIT ya estaba trabajando para reconstruir y reestablecer las vidas laborales de estas personas.

Hasta la fecha, la cantidad total recolectada como respuesta al llamamiento efectuado por la OIT alcanzó los 13,2 millones de dólares de Estados Unidos. La OIT presentó dos propuestas, una para Indonesia y otra para Sri Lanka, por un importe de 15,4 millones de dólares de Estados Unidos como parte del llamamiento de urgencia de Naciones Unidas, efectuado nueve días después de la catástrofe para poder financiar las tareas fundamentales de unos 40 órganos de las Naciones Unidas y ONGs. Desde entonces, se han elaborado 18 notas de gastos, de las que se ha informado a posibles donantes, y se han emprendido proyectos a través de la programación conjunta del PNUD. Espero que estas fotos ilustren no sólo las necesidades, sino también la voluntad de las personas por reconstruir, recuperar y restaurar sus medios de vida.

Promoción de la formación y el empleo en Banda Aceh

Se estima que la provincia indonesia de Banda Aceh, con 4,2 millones de habitantes, tenía 250.000 desempleados antes de que el tsunami alcanzara la isla de Sumatra. Tras la catástrofe, se calcula que otros 600.000 trabajadores han perdido su empleo. La OIT ha establecido centros de empleo que prestan servicios de registro y colocación laboral y que identifican las necesidades y oportunidades de formación. Alan Boulton, de la oficina de la OIT en Yakarta, visitó Banda Aceh antes de Semana Santa y remitió el siguiente artículo.

BANDA ACEH - El aeropuerto de Banda Aceh no está tan agitado ahora como lo estaba hace tan solo unos meses, y apenas se ven aeronaves militares y personal extranjero en sus instalaciones. De camino a la ciudad, se conduce a través de cementerios masivos para las víctimas del tsunami.

"Cuando visité la provincia hace dos meses, el hedor procedente de este lugar y de los equipos de excavación en funcionamiento fue mi primera impresión sobre el nivel de la catástrofe", "Ahora se ha restaurado el paisaje de la zona y se ha construido una bonita cerca. Me alegra que realicen estas tareas", añade.

Acompañando a Fahmi Idris, Ministro de Recursos Humanos y Migraciones de Indonesia, la primera reunión a la que asistió Boulton consistió en una ceremonia de entrega de cheques a viudas y familias de trabajadores de la enorme fábrica de cemento de Lafarge, que fue gravemente dañada por el tsunami.

El Ministro visitó el Instituto de Formación Profesional provincial de Banda Aceh, e inauguró oficialmente los Servicios de Empleo para la población de Nanggroe Aceh Darussalam (ESPNAD) el 21 de marzo. La mayoría de las pérdidas de puestos de trabajo se ha concentrado en el sector servicios, seguido de la agricultura, plantaciones, pesca y pequeñas empresas.

ESPNAD comenzó a funcionar el 7 de febrero, y ya ha registrado a más de 9.000 demandantes de empleo. Se ha encontrado empleo, temporal o fijo, a casi 400 personas. El proceso de registro ayuda a identificar la falta de cualificaciones y a facilitar el acceso a la formación pertinente.

En su discurso, el Ministro señaló que "el Gobierno aprecia la iniciativa de la OIT de colaborar con la Oficina de Recursos Humanos provincial y de establecer los servicios de empleo". Afirmó que es importante emplear a la población de Aceh en las tareas de recuperación y de reconstrucción, así como ampliar sus cualificaciones y capacidades de modo que puedan participar activamente en su ejecución.

"Antes del tsunami, y cuando visité por primera vez Banda Aceh con los dirigentes de la Oficina Nacional de Recursos Humanos el 13 y 14 de enero, la OIT carecía de actividades ni estaba presente en Aceh", señaló Boulton. "Hoy, contamos con Centros de Servicios de Empleo en la capital provincial, Banda Aceh, y en Meulaboh y, en pocas semanas, se inaugurará un nuevo centro en Lhokseumawe".

Estos Centros prestan servicios de registro y colocación e identifican necesidades y oportunidades de formación. La Red de ESPNAD desarrolla, asimismo, una base de datos de trabajadores cualificados que pueden ser utilizados por empleadores y contratistas en las obras de reconstrucción que se llevarán a cabo en los próximos meses y años en Banda Aceh. En el proceso, los Centros identificarán la escasez de cualificaciones como base para impartir una formación apropiada en este terreno.

Además de ofrecer formación para la construcción, se lleva a cabo una serie especial de seminarios de formación dirigida a niños de edades comprendidas entre 15 y 17 años, con módulos sobre fabricación de muebles, costura y bordado y conocimientos informáticos básicos. Un total de 192 niños recibirá formación, en períodos de doce días.

Para las personas interesadas en el autoempleo, o en establecer una pequeña empresa,se imparten una serie de cursos de corta duración sobre cómo iniciar y mejorar un negocio propio (Programa SYIB). 50 personas han recibido ya la formación que les permitirá actuar a su vez como educadores de personal en sus distintas organizaciones e instituciones, orientando su actividad a hombres y mujeres jóvenes de hasta 28 años de edad, empresarias, miembros de sindicatos y otros grupos.

La OIT ha contribuido también al desarrollo del Plan Maestro de Reconstrucción del gobierno, que incluye importantes medidas relativas estrategia de empleo y generación de ingresos. El borrador de plan maestro ha sido presentado recientemente por el Vicepresidente del país. Se culminará tras la realización de consultas adicionales con las comunidades locales, y será anunciado por el Presidente.