Libro

Economía Centrada en el Humano: Los Estándares de Vida de las Naciones

Este libro plantea una reflexión fundamental sobre el bajo rendimiento crónico de las economías con respecto a la inclusión social, la sostenibilidad medioambiental y la resiliencia humana y sistémica. Sostiene que la propia macroeconomía requiere una reforma estructural y un reequilibrio en un siglo que se enfrenta a la perspectiva de mayores desigualdades y trastornos derivados de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, el cambio climático y otros cambios y perturbaciones.

El principio esencial que postula el libro es que los niveles de vida de los hogares medios merecen al menos tanta atención política directa y cultivo por parte de economistas y responsables políticos como la riqueza global, o el rendimiento productivo, de las naciones. El progreso general en la experiencia vital de las personas, más que en el crecimiento del PIB, depende de la solidez de los mercados de intercambio y de las instituciones en ámbitos como el trabajo y la protección social, la gobernanza financiera y empresarial, la competencia y las rentas, las infraestructuras y las necesidades básicas, la protección del medio ambiente, la lucha contra la corrupción y la educación y cualificación.

El libro integra estas y otras dimensiones institucionales clave del contrato social en el corazón de la teoría macroeconómica en pie de igualdad con los factores de producción tradicionales de la función de producción agregada. Se presentan amplios datos comparativos que demuestran que casi todos los países disponen de un margen político considerable para reducir su 'brecha de bienestar' social. Se proponen reformas de la arquitectura económica internacional para enfocarlas en el apoyo a las sociedades y la biosfera, incluyendo un 'Consenso Roosevelt' en lugar del aún vigente 'Consenso de Washington'. Esto incluye triplicar la financiación internacional para el desarrollo y el clima de 2024 a 2030.