Esta historia fue escrita por la Sala de Noticias de la OIT. Para ver las declaraciones y discursos oficiales de la OIT, por favor visite nuestra sección "Declaraciones y Discursos".

La OIT es la primera organización internacional de Ginebra que utiliza un sistema de climatización “natural”

El 26 de mayo de 2009, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) se convirtió en la primera organización internacional en climatizar de manera ecológica sus locales. Para ello utilizará el agua naturalmente fría del lago Léman, en el marco del proyecto Genève Lac Nations.

Noticia | 25 de mayo de 2009

GINEBRA – El 26 de mayo de 2009, la Oficina Internacional del Trabajo (OIT) se convirtió en la primera organización internacional en climatizar de manera ecológica sus locales. Para ello utilizará el agua naturalmente fría del lago Léman, en el marco del proyecto Genève Lac Nations.

El proyecto, firmado en 2007 con los Services Industriels de Genève (SIG), consiste en conectar la OIT con una red de abastecimiento y distribución de agua profunda del lago Léman. El agua utilizada para enfriar los locales de la organización internacional y regar su parque es bombeada directamente a 37 metros de profundidad, a una temperatura relativamente estable que oscila entre 6° C y 8° centígrados, según las estaciones.

Gracias a ese sistema, la OIT no sólo economizará alrededor de 25.000 m3 de agua potable por año, sino también la electricidad utilizada para climatizar más de 100.000 m2 de oficinas, salas de conferencia y locales anexos, ocupados por 1.400 empleados y varios miles de visitantes cada año.

Al reducir su consumo de energía y las emisiones de CO2 resultantes, la sede de la OIT en Ginebra reducirá su huella de carbono en el medio ambiente.

Además, este método le permitirá a la OIT prescindir de los sistemas clásicos de climatización, que consumen mucha energía y requieren un control sanitario permanente.

“Al adherirse desde el comienzo al proyecto Genève Lac Nations, la Oficina Internacional del Trabajo era consciente de que contribuía a valorizar un recurso natural local y renovable, de manera sana y sostenible. Por su carácter ejemplar y sostenible, y por la posibilidad de aplicarlo en otros lugares, este proyecto reúne criterios esenciales para nuestra institución”, indicó Juan Somavia, Director General de la OIT.

Esta operación, llevada a cabo paralelamente a los trabajos de mantenimiento del edificio construido en 1974, forma parte de una serie de proyectos iniciados por la OIT para reducir su consumo de energías fósiles y sus emisiones de CO2. Se ha puesto en práctica un mecanismo de recuperación agrupada y sistemática de los desechos y de los equipos técnicos e informáticos obsoletos, se están haciendo transformaciones en las calderas para utilizar gas natural, se lleva adelante un nuevo concepto energético de común acuerdo con las autoridades ginebrinas, y se está estudiando un proyecto para la instalación de paneles solares sobre el techo, que ha sido recientemente renovado.