SALINAS EN UGANDA

Fecha de la publicación: 20 de diciembre de 2005 |
Si el video no aparece, instale gratuitamente RealPlayer™

La lucha contra la pobreza y la creación de empleo son las prioridades en la agenda de los ministros del Trabajo, empleadores y trabajadores que se reunen esta semana en Addis Abeba para participar en la reunión regional de la Organización Internacional del Trabajo. Hay motivos para que estén preocupados: la mitad de la población africana, es decir más de 300 millones de personas, vive en extrema pobreza. Cuando no tienen otra opción, los pobres harán lo que sea para poder sobrevivir, a menudo sin contar con la protección de un trabajo formal. Y a veces ponen en peligro sus vidas, como informa OIT TV:

Joseph Katende

Recuerdo que hubo una planta industrial, pero la sal de este lago es demasiado corrosiva y la destruyó… y ahora los seres humanos están intentando por todos los medios recoger la sal que destruyó las máquinas. Pueden imaginarse lo que sufrimos…

A principios de los años 80 se pretendían obtener hasta 40.000 toneladas de sal al año, lo suficiente para competir por el mercado interno con la vecina Kenia. Pero los efectos corrosivos de la sal demostraron ser demasiado importantes para los inversores… Pero no para los que tenían poco más que invertir que su tiempo, su esfuerzo y en algunos casos su salud.

Kimulya Yowasi, técnico de laboratorio

Si usted tiene una pequeña grieta en el cuerpo y le entra salmuera dentro, esa salmuera continua penetrando y se convierte en una gran herida… y si continúa trabajando seguirá penetrando y usted perderá una parte de su cuerpo.

El trabajo en el lago les ayuda a sobrevivir mientras la salmuera se filtra en sus cuerpos, corroyendo su carne y sus órganos, y provocando abortos…

Otros riesgos son, por ejemplo, la deshidratación y el ahogo. Los trabajadores improvisan utensilios de protección como las botas de goma y los condones para protegerse de la salmuera. Cientos de cuerpos y vidas de trabajadores han resultado destruidos por trabajar de esta forma, pero nadie lo deja.

Jova Kyomuhangi, trabajador en las salinas

Hacemos este tipo de trabajo porque somos pobres. Sino haríamos otra cosa. Nadie tendría que trabajar en esto…

Joseph Katende forma parte del proyecto OIT/SLAREA de fortalecimiento de las relaciones laborales. Opina que lo que ocurre en Katwe es un ejemplo de lo que les ocurre a los trabajadores que carecen de la protección que ofrece el trabajo en el sector estructurado.

Joseph Katende, proyecto OIT/SLAREA

Lo que se va a hacer en el provecto OIT/SLAREA no sólo será hablar de libertad sindical y negociación colectiva, sino también dar a conocer al mundo que hay gente que sufre porque no hay inversiones adecuadas en un sector determinado. Si se pudiesen encontrar estos inversores y llevarlos al lago Katwe, instalarían máquinas y les ayudaríamos a encontrar la forma de trabajar en armonía con estos trabajadores.

Según las estimaciones el lago Katwe puede mantener la producción de sal durante decenios, tal como ha ocurrido durante varias generaciones. Pero en su forma actual, continuará introduciendo sal en las heridas y en las vidas de miles de personas que no tienen otra opción de trabajo.