Derechos en el trabajo

Mensaje del Director General de la OIT con ocasión del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia

En este día importante para el reconocimiento mundial de la igualdad para todos, el Director General de la OIT, Guy Ryder, afirma el compromiso de la OIT de esforzarse por que en los lugares de trabajo no haya ningún tipo de discriminación, incluida la basada en la orientación sexual y la identidad de género.

Declaración | Geneva | 17 de mayo de 2013
El mundo del trabajo ha sido un foro de capital importancia para impulsar cambios legislativos, acabar con estereotipos y sensibilizar sobre la necesidad de todos los seres humanos de que se respete su dignidad. La labor que ha realizado la OIT para fomentar los derechos de la mujer en el lugar de trabajo, de las personas con discapacidad y de las personas que viven con el VIH y el sida, ha estado, y sigue estando, a la vanguardia de la promoción de los derechos humanos de todos los trabajadores. Los progresos alcanzados en los últimos diez años para el reconocimiento de los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros (LGBT) son innegables, pero sigue habiendo serios problemas. En este día importante para el reconocimiento mundial de la igualdad para todos, la OIT afirma su compromiso de esforzarse por que en los lugares de trabajo no haya ningún tipo de discriminación, incluida la basada en la orientación sexual y la identidad de género.

Los Estados Miembros, basándose en las normas internacionales del trabajo destinadas a acabar con la discriminación y en la Declaración de 1998 relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, han procurado identificar los tratos injustos en el lugar de trabajo y combatirlos; sin embargo, hasta una fecha reciente, no se ha prestado una atención particular a la discriminación contra las personas LGBT. La situación ha cambiado y actualmente estamos llevando a cabo una investigación específica a este respecto en una selección de países para empezar a detectar los casos de discriminación en el lugar de trabajo motivados por la orientación sexual y la identidad de género, a fin de promover lugares de trabajo que defiendan la igualdad y la diversidad en todas sus formas.

Promover los derechos de las mujeres y hombres LGBT en el lugar de trabajo refleja la atención que se está prestando a estos derechos en los foros de las Naciones Unidas. Más de 60 Estados Miembros han reconocido el concepto de orientación sexual como un motivo de discriminación prohibido en virtud del Convenio sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958 (núm. 111); y la Comisión de Expertos en Aplicación de Convenios y Recomendaciones ha acogido con satisfacción esta evolución.

A pesar de que los progresos alcanzados -dentro y fuera del lugar de trabajo- en materia de derechos de las personas LGBT son indudables, los trabajadores LGBT siguen siendo víctimas de discriminación y de acoso. Por otra parte, entre 2011 y 2012, aumentó ligeramente –de 76 a 78–el número de países que se han dotado de legislaciones que castigan penalmente a las personas sobre la base de su orientación sexual. La buena noticia es que, en el mismo período, varios países adoptaron legislaciones que impiden esa discriminación en el lugar de trabajo.

El mandato de justicia social de la OIT significa que hay que promover el empleo en condiciones de libertad, igualdad, seguridad humana y dignidad para todos: presentamos esta agenda basada en el respeto de los derechos, la aceptación de la diversidad y la tolerancia para la consecución del objetivo de un trabajo decente para las mujeres y hombres LGBT.